Es necesario formalizar la digitalización en logística

Es necesario formalizar la digitalización en logística

Es importante ante todo destacar que la digitalización en Logística implica dos grandes cuestiones. Por un lado, la documentación que acredita que la empresa que presta servicios cumple con todos los requerimientos legales, y por otro la digitalización de las transacciones comerciales que facilita el seguimiento y control de la administración del proceso de entrega.
En la primera, una empresa de transporte y logística debe presentar -con distinta frecuencia- 15 documentos, más 13 por cada chofer y 7 por cada vehículo. Este proceso genera demoras e inconvenientes en la fluidez, dando lugar a la especulación y generación de vías alternativas ineficaces para hacer efectivo el control de vencimientos de los documentos.
Dicho control es fundamental. Por ello resulta indispensable que el acceso a la información de cada uno de estos documentos esté digitalizado tanto para las empresas de transporte como para las que demandan servicios logísticos.
En la segunda cuestión, el sector del transporte y la logística necesita implementar con urgencia el remito digital para la totalidad de las actividades, y que mediante la adhesión de los fiscos provinciales se coordine una normativa unificada.
De esta manera, la tecnología será un apoyo fundamental para la efectiva recaudación, los controles y los aspectos sanitarios con relación al manejo de documentación.
Hoy un generador de carga puede chequear sus stocks, decidir sobre producir más o menos, realizar el seguimiento de sus envíos y ver en qué punto del país se encuentran. Al mismo tiempo un cliente que compra por cualquier plataforma también puede ver dónde está su compra, si está en camino o si ya fue entregado. Pero los entes que regulan la logística aún validan estas operaciones mediante un papel.
La posibilidad de contar con archivos digitales históricos vuelve más eficiente la auditoría y la posibilidad del cruce electrónico con las facturas. También permite cerrar las ventas en el momento, con impacto directo en la recaudación tributaria y en la facturación a los clientes de los operadores logísticos y del transporte. Por el contrario, mediante el remito físico, muchas transacciones realizadas hacia fin de mes tributan al mes siguiente de la fecha real de entrega.
Además, la digitalización elimina el contacto físico de la documentación entre el dador de la carga, el transportista y el destinatario final en tiempos de cuidados sanitarios y el uso innecesario de papel. Reduce, asimismo, la responsabilidad de los choferes en cuanto a la preservación del remito en papel, evitando roturas o pérdidas.
Finalmente, facilita el control de las autoridades, quienes pueden acceder y validar cada traslado mediante el simple escaneo de un código QR.

El contenido original de la nota fue publicado en Ambito.com. Para leer la nota completa visitá aquí

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.