Claves en la cadena de suministro

Claves en la cadena de suministro

Durante los últimos dos años hubo una gran cantidad de cambios de hábitos y factores, que se instalaron debido a un contexto inusual y desconocido, y que siguen potenciándose, incluso, hasta el día de hoy.
Frente a este contexto, e inmersos en un mundo donde cada vez es mayor el número de compras y ventas a través de e-commerce, los consumidores se volvieron cada vez más tecnológicos y los productos comenzaron a ser enviados y entregados a domicilio a una velocidad y con un grado de digitalización cada vez mayores. A su vez, se potenció la interconexión entre países alrededor de todo el mundo.
Debido a cada uno de estos factores, el sector de la logística no es la excepción, y por el contrario, se transformó en busca de procesos de digitalización que hagan a un servicio más ágil y seguro.
En un contexto de pandemia que aceleró la industria, tuvo lugar una preponderancia de la actividad logística mucho más fuerte. La globalización hace que cualquier mejora de servicio en cualquier lugar del mundo, rápidamente se extrapola al resto.
Existen nuevos desafíos y tendencias a las que el sector deberá prestarle atención y darle prioridad:
Reducción de riesgos en la cadena de suministro: la sostenibilidad es clave para seguir fortaleciendo la cadena de suministro, y el uso de combustible de bajo contenido de sulfuro en buques o vehículos de energía eléctrica, energía limpia, suponen cambios en este modelo.
Trabajo de las pymes nacionales y grandes empresas con una logística customizada a las necesidades reales: de acuerdo a los flujos de comercialización y distribución de productos, es necesario combinar el abastecimiento a canales tradicionales como a los medios online.
Entregas flexibles: es cada vez más importante contar con información sobre cuándo realizar las entregas, teniendo en cuenta las preferencias y comentarios del consumidor. De esta manera se mejora la experiencia del usuario, como también la optimización de las empresas, ya que se aseguran hacer un único viaje en el momento indicado.
Respetar el medioambiente: Teniendo en cuenta que el transporte de mercancías es el responsable del 10% de las emisiones globales de CO2, y que de este porcentaje el tráfico de camiones supone más de un 75 por ciento, es necesario optimizar los trayectos y las entregas para reducir al máximo la generación de CO2 de los vehículos.
Blockchain para una mayor transparencia: los clientes esperan que los paquetes lleguen lo más rápido posible. Sin embargo, esto puede ser difícil de lograr. Por lo tanto, un blockchain eficiente permitirá mejorar la trazabilidad de las entregas, dando mayor transparencia al cliente final sobre toda la cadena de suministro.
Automatización de los centros logísticos: la robotización y la inteligencia artificial son algunas de las tendencias que más cambios podrían lograr en este año. En esta línea, la automatización permitirá optimizar los centros logísticos.
Drones y robots inteligentes para el reparto: Poco a poco se desarrollan soluciones de conducción autónoma, drones más precisos o con una mayor capacidad para transportar elementos pesados. La combinación de las distintas tecnologías permitirá ir introduciendo estos elementos tecnológicos en el transporte.
En esta línea y debido a la necesidad de adaptarse que debieron sortear los protagonistas de este rubro y de cubrir, por lo tanto, posiciones en los centros de distribución y almacenamiento, tanto grandes, medianas y pequeñas empresas solicitan día a día profesionales para cubrir posiciones, generando nuevos puestos de trabajo en áreas vinculadas a la clasificación y armado de pedidos.

El contenido original de la nota fue publicado en Tradeyretail.com. Para leer la nota completa visitá aquí

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.