Nuevas tecnologías clave para mejorar la eficiencia logística

Nuevas tecnologías clave para mejorar la eficiencia logística

En los últimos años, los desafíos a los que se ha enfrentado la cadena de suministro han llevado a buscar nuevas fórmulas para abordarlos. Las mejoras incorporadas en la logística de almacenes y transporte gracias a las nuevas tecnologías han sido clave para seguir avanzando hacia un modelo sostenible y eficiente.
La transformación digital ha impactado en todos los sectores, especialmente en los dos últimos años, y el de la logística no es una excepción. Los nuevos retos que ha debido de afrontar en un momento de impulso del comercio electrónico han llevado a tener que gestionar un mayor volumen de paquetes y responder a las demandas de mayor rapidez de entrega.
Aprendidas las lecciones que nos ha dejado la pandemia, estamos en una coyuntura en la que el contexto geopolítico, con la guerra en Ucrania, y los nuevos desafíos económicos, con una inflación galopante, sigue dejando patente la necesidad de optimizar la eficiencia logística.
La reducción del consumo de combustible, la optimización de rutas, la predicción de tendencias y la necesidad de mejorar la experiencia de cliente teniendo un mayor control de costes, hace más necesario que nunca invertir en tecnologías que lo faciliten.
La apuesta por soluciones de almacenes inteligentes, la automatización del transporte, o los sistemas de gestión de almacenes son algunas de las apuestas que actualmente se están llevando a cabo para optimizar la cadena de suministro.
Entre todas ellas destaca la gran apuesta por la trazabilidad, que se ha convertido en uno de los principales objetivos de las empresas logísticas. Seguir cada producto a través de todas las etapas de la cadena, desde la fabricación hasta la distribución y recepción del cliente, requiere recopilar la mayor cantidad de información a lo largo de esta cadena de suministro a fin de mejorar la eficiencia y reducir los costes en la gestión de almacenes y transporte.
A los tradicionales sistemas de códigos de barras o etiquetas de radio frecuencia se le unen sistemas más avanzados con el uso de análisis de vídeos para lecturas de códigos de barras a sistemas de realidad aumentada.
A estas tecnologías se le suman otras más avanzadas como es el uso de balizas GPS, un método de trazabilidad por satélite para el seguimiento fuera de los almacenes, como en el caso de las flotas de vehículos. El receptor recibe señales de varios satélites y compara las diferencias de tiempo a su llegada para determinar su ubicación, de esta forma se controla la trazabilidad en todo momento.
Y, cada vez más, la realidad aumentada también empieza a tener mayor presencia en las empresas logísticas ya que, hasta ahora, se trata del sistema de trazabilidad más sofisticado. Las tecnologías de virtualización permiten tener un control en tiempo real de la capacidad de almacenamiento del almacén y optimizar el espacio en base a los inventarios realizados.
Además de los esfuerzos que se están realizando en trazabilidad, las empresas logísticas también están abordando la implementación de otras tecnologías que contribuyen a la mejora de los procesos. Blockchain, Big Data, o Inteligencia Artificial cada vez suenan con más insistencia en el sector de la logística ante las oportunidades que ofrecen.
Existen un sinfín de posibilidades de implementación de nuevas tecnologías que permitan optimizar los procesos de la cadena de suministro, especialmente en la parte logística, de gestión de almacenes y transporte.
Las previsiones es que el uso de estas tecnologías que hemos visto, y otras que vendrán, jueguen un papel clave en la optimización de estos procesos, especialmente proyectando a partir de modelos virtuales con datos en tiempo real. Con ello se conseguirá responder a las demandas de disponibilidad, rapidez y control de costes que se exige.
IoT, realidad mixta, o wearables como gafas inteligentes también desempeñarán un papel clave en la logística del futuro para la que hay que prepararse ya en el presente. Con ello, las empresas confían en obtener grandes beneficios, como una mayor eficiencia o una mejora de la calidad de los servicios.
La reducción de costes, una mayor flexibilidad, y una mayor seguridad de suministro también serán algunas de las mejoras que se buscan y esperan conseguir con la implementación de nuevas propuestas tecnológicas.
Las posibilidades son muchas y, aunque las empresas señalan la necesidad de invertir mucho tiempo y dinero en la implementación de las tecnologías necesarias, su imperante necesidad para atender a las nuevas exigencias y los beneficios que aportarán son palanca suficiente para acometer la transformación digital en el sector logístico.

El contenido original de la nota fue publicado en Muycanal.com. Para leer la nota completa visitá aquí

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.