Cómo gestionar el stock luego de la crisis del COVID-19
Logistic workers carrying boxes with loaders in warehouse. Couriers wheeling carts with cargo, riding forklift with packages among hangar shelves. For delivery service, stockroom, storage concept

Cómo gestionar el stock luego de la crisis del COVID-19

Sin duda alguna, además del impacto en la salud, el COVID-19 también trajo importantes cambios comerciales a nivel global.

Durante la pandemia, los stocks se ajustaron a las nuevas necesidades, concentrando determinados artículos frente a otros. Si tenemos en cuenta que en los próximos meses se irán relajando las restricciones, es momento de reajustar esos cálculos.

Al inicio de la cuarentena, muchas empresas tuvieron problemas en la gestión del sistema de almacenamiento, tanto por la rotura del stock como por exceso de producto. Esto las puso a pensar cómo adecuar las estructuras logísticas a niveles bastante inferiores a los que tenían.

Dicho desafío las llevó a darse cuenta que ya no alcanza con confiar en los criterios de los vendedores y llevar un control manual. Es clave contar con sistemas digitales que permitan evitar el error humano y disponer de toda la información del stock actualizada en el momento. Esto permite reducir ventas por falta de mercancía o, por el contrario, generar estrategias de descuentos y promociones con el remanente o los productos de menor venta.

Asimismo, y de cara a la “nueva normalidad”, donde las actividades y procesos de la cadena de suministro tienen un mayor peso en la estrategia de las empresas; digitalizar el manejo del stock es el nuevo paradigma. Esto permite reducir el tiempo de respuesta y mejorar el servicio al cliente; aumentar la productividad, automatizar procesos y reducir el margen de error. Todo ello sumado a la oportunidad de hacer análisis más complejos y tener un mayor control del negocio.

Una cosa es segura para las empresas involucradas en las cadenas de suministro: situaciones de crisis como la actual, requieren dedicarle especial atención y asignar recursos excepcionales para contribuir al fortalecimiento de las operaciones.